El partido del presidente de Venezuela se llama Voluntad Popular (VP) es un partido de izquierda (socialdemocrata).

La izquierda no ha dejado un buen sabor en Venezuela, desde la llegada del chavismo en 1999 comenzó como una aparente socialdemocracia, hasta que se convirtió en un gobierno populista.

El partido de Guaidó es miembro de la internacional socialista, y lo han reconocido como Presidente encargado de Venezuela la mayoría de países de América, y tiene como principal aliado al gobierno de EEUU.

La clase política opuesta al chavismo (independientemente de la ideológica política) ha mostrado su apoyo a Juan Guaidó, incluso el chavismo afirma que Guaidó es de derecha.

La única manera en que la población podrá comprobar la ideología del presidente de Venezuela, es cuando salga del poder el gobierno de Nicolás Maduro, y Guaidó ejerza realmente el poder ejecutivo.

Venezuela se ha acostumbrado a subsistir de las rentas del petroleo, y las clases políticas no son su excepción, Venezuela presenta la inflación mas alta en la región, y en el mundo, y la única manera en que puedan salir de esa situación, es dejar de ser una sociedad dependiente, y que el gobierno de Guaidó se enfoque en la estructuración del sector privado (Cuando cese la usurpación).

Actualmente existe una política de control de precio que no deja al sector privado levantar cabeza, el proceso se llama fiscalización. La institución encargada de realizar las fiscalizaciones se llama SUNDDE.

Si se llegará a disolver la SUNDDE y empezar politicas de libre mercado sería un gran favor al pueblo de Venezuela.

¿En que consiste la fiscalización?

La fiscalización consiste en la intervención del gobierno en un negocio, para controlar los precios de los productos que ellos consideran que deberían ser controlados.

Normalmente la GNB (Guardia Nacional Bolivariana) acompaña este proceso, con funcionarios de la SUNDDE, y llegan a los locales armados a liquidar los productos en exhibición.

Aunque hay personas que se benefician de las liquidaciones de la SUNDDE, llega a ser un gran atentado para el sector privado, y a largo plazo para el mismo estado de bienestar de los Venezolanos.

Venezuela historialmente ha sido un país con un gran alto estado de bienestar, y es algo que los Venezolanos desean que regrese mas que nunca, pero para recuperar economía es necesario abandonar las políticas económicas socialistas y enfocarse en impulsar la economía.

De salir el chavismo la población no tiene ningun temor de que Guaidó ejerza el poder ejecutivo, porque aseguran que Guaidó respeta el sector privado de su país.

¿Guaidó conservador?

Juan Guaidó no oculta ser católico, y sus valores morales hablan muy bien de el, y luce siempre acompañado de su familia, sobretodo en las manifestaciones, en las cuales ha invitado a la población que hagan valer sus derechos, y en donde ha expresado su respaldo a los medios de comunicación.

Y eso es un gran avance, porque se presenta como la esperanza que Venezuela necesita.

¿La solución?

Lo único real que tienen los venezolanos son ellos mismos, y ellos tienen las herramientas para levantar al país una vez se salga del chavismo, los países no se mueven solo por política, si no por el emprendimiento de todos los ciudadanos.

Guaidó es la esperanza de elecciones libres, y el futuro de construir una nueva república donde los derechos sean respetados.

Aunque el mejor futuro que puede tener Venezuela es de un país donde todos puedan escoger al líder político de su preferencia (sea de izquierda o de derecha), donde puedan sentirse libres de realizar cualquier tipo de inversión en el campo de su preferencia sin temor a ser expropiados o asfixiados económicamente por ideologías políticas, que no exista una hiperinflación que devore los ahorros de los pobres, donde los niños no mueran de hambre, ni por falta de medicamentos, y ese futuro solamente lo puede ofrecer el mismo pueblo de Venezuela.