La lucha de clases existió y existirá siempre, es un conflicto que nunca terminará, es la lucha de los que se sienten oprimidos por su condición económica, y los que crean empleos para el desarrollo de las sociedades.

¿Existe la lucha de clases hoy en día? Si.

En la actualidad muchos políticos, especialmente en el continente americano tratan de resucitar el odio que puede tener una persona de escasos recursos hacia una persona que ha logrado amasar un patrimonio considerable. Vemos países en el continente donde la política de expropiar se ha hecho una religión, y también vemos países donde políticos radicales quieren revivir la reforma agraria, reforma que tiene como objetivo despojar al legitimo propietario de una tierra para entregarla a alguien que no ha trabajado para comprarla.

Como si se hubieran puesto de acuerdo, los grandes medios de comunicación han promovido el nacimiento de los nuevos políticos que siguen con la antigua idea de que tenemos que estar divididos como sociedad.

La única manera que se podrá salir intacto de los ataques populistas es con educación, debatir, compartir datos, analizar las propuestas de los políticos e investigar donde han funcionado y donde han sido un fracaso.

Repetir lo mismo (incluso las políticas que históricamente han fallado) una y otra vez no garantizará el éxito, dividirnos como sociedad a lago plazo no funcionará, y criminalizar a los terratenientes, campesinos, y empresarios solo traerá escasez.

¿Pero porque? Para conseguir votos.

El populismo es prácticamente una tendencia política que tiene la intención de atraer las clases populares, clase media o clase baja para lograr hacerse de la máxima cantidad de votos posible, crear políticas que tal vez no favorezcan realmente al crecimiento de las naciones, y seguir avivando el odio a los inversionistas o empresarios.

¿Porque las expropiaciones y la lucha de clases han sido un fracaso?

Expropiar para los socialistas, es la manera de transferir los medios de producción al estado, aunque también tiene su carácter político, en la historia los gobiernos populistas han tomado esta desastrosa medida con el fines necesarios para el país, pero al final solamente son medidas de represión contra el sector privado.

Aunque la solución a la recuperación de las libertades en América es sencilla, la aplicación puede ser difícil por los infinitos intereses de los poderosos, ampliar las libertades significa reducir la burocracia, alejar al estado de nuestra libertad individual, e impulsar el libre mercado o capitalismo para todos.

En el contexto actual en América latina, las sociedades se han transformado, positivamente y negativamente. Es hora que los ciudadanos tomen conciencia, busquen como nutrirse intelectualmente para tomar decisiones que los beneficien, aquellos gobiernos que promueven el emprendimiento y la libertad individual son necesarios, mas aun en estos tiempos de incertidumbre política a nivel mundial, si el emprendimiento y la creatividad nacional crece, también lo hacen nuestras sociedades.

El autor es político de Chile.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Amefine.