El champagne o champán (o champaña) es una especie de vino espumoso, es un vino blanco o puede ser rosado espumoso, las únicas especies de uvas que crean este fascinante elixir que simboliza la alegría, la celebración, el lujo y la distinción son: chardonnay, pinot meunier, pinot noir, pinot gris, arbanne y petit meslier.

La región Champaña-Ardenas (Champagne-Ardenne) es una de las regiones metropolitanas de Francia es donde nació la impresionante cultura de la creación de esta bebida espumosa, si el champagne fuera elaborado en otro lugar que no fuera Champagne-Ardenne, no es considerado un champagne sino un vino espumante.

Para entender el proceso de la elaboración del champagne, es importante entender que es casi igual a la elaboración del vino blanco, solamente que la uva es cosechada mucho antes de su maduración, y solo puede ser con la uva de la especies anteriormente mencionadas.

El segundo paso después de adelantar la cosecha es realizar correctamente la fermentación de la uva, proceso por el cual se suele utilizar tanques de acero inoxidable, después el vino se tiene que clarificar y mantener estables los niveles de azúcar.

Terminada la primera fermentación hay que realizar una segunda fermentación en el cual se vuelve a agregar levadura y azúcar, hay que recordar que el vino tradicional no pasa por un proceso de segunda fermentación, después el producto se embotella en un envase con protección temporal.

Cuando la segunda fermentación comienza a dar efecto producto de la rápida acción de la levadura, lo primero que sucede es que la glucosa comienza a producir el alcohol y el gas carbónico, el gas carbónico suele quedar en la botella creando burbujas, hay que recordar que el champan es una bebida muy espumosa, con abundante aparición de burbujas.

Poco a poco los nutrientes de la botella van muriendo, y la levadura se queda en el fondo, creando una especie de masa, al crearse la masa en el fondo de la botella, urge sacarla de ahí, en ese momento las botellas con la protección temporal se colocan en una tabla con orificios en el cual la botella cambia de posición poniéndola al revés.

Durante este proceso de poner la botella al revés se inicia la limpieza del champagne, hay que entender que es muy necesario sacar los residuos de levadura de la botella, una vez que todo el alcohol se encuentra puro, se tiene que agregar a la botella una solución de azúcar con alcohol para poder proporcionarle a la botella los distintos sabores preferidos por las compañías que lo producen.

La industria del champagne, y del vino es muy compleja, aunque suele parecer muy sencilla, no solamente es cultivar la uva, aplicar los distintos métodos de fermentación, y embotellar el producto, son varias compañías que mueven el mercado en Francia, en la cual participan empresas de cristalería para la creación y embotellamiento del producto, y empresas de materiales metalúrgicos para la reparación de las distintas calderas que sirven al proceso de fermentación, la empresa que mas destaca en el mercado francés del champagne es Dom Pérignon, la cual se llama así por su Pierre Pérignon, quien supuestamente fue el que descubrió el proceso por el cual se crearon los vinos espumosos.